martes, 13 de marzo de 2018

PARA REFLEXIONAR

     
      
     Mi buen amigo Juan no es que sea el poseedor de la verdad absoluta, desde luego nadie la tiene, pero es lo bastante objetivo y a veces le pido su opinión sobre algún suceso o alguna reseña informativa. La última fue acerca de un mensaje recibido por WhatsApp del cual no estaba convencido de que fuera cierto lo que se expresaba en él. Se lo enseñé y le pregunté: “¿Qué te parece esta información”. La leyó detenidamente y una vez levantada la mirada del escrito, exclamó: ¡Qué quieres que te diga, es una verdadera pena!
     No me quedé satisfecho con su respuesta y le pedí que me aclarase su contestación a lo cual él añadió: “A mi modo de entender, estas noticias no están haciendo ningún bien a la convivencia de esta, ya de por sí, complicada sociedad. Cada uno interpreta bajo su punto de vista estos mensajes y más que acercarnos los unos a los otros, lo único que se consigue es separarnos cada vez más. Bastante tenemos con los medios de comunicación, como la televisión y los diarios, como para añadir un foco más de conflictos informativos”.

     No podía estar más de acuerdo con sus palabras, pero ¿en qué manos está el conseguir paliar estas nefastas desavenencias sociales?


                         ======================

















No hay comentarios:

Publicar un comentario